Ponen en el Santuario una malla de acero para evitar desprendimientos.

Las obras tratan de frenar el proceso de erosión del talud en cuyo interior está la ermita y evitar que los bloques inestables supongan un riesgo para miles de visitantes
Ante los frecuentes desprendimientos del material del talud del Santuario de la Virgen de la Esperanza de Calasparra, la Consejería de Industria y Medio Ambiente ha costeado las obras con un importe de 200.000 Euros, las obras han consistido en colocación de una malla metálica para proteger adecuadamente el talud y evitar al máximo los desprendimientos, mejorando la seguridad de las personas y de las instalaciones.

De esta manera, se ha procedido a la instalación de una malla de triple torsión reforzada con cable de acero en aquellas zonas donde se han producido pequeños desprendimientos, y se está colocando una red de cable de acero en aquellos lugares con probabilidad de desprendimiento de bloques de mayor tamaño. De este modo, en total quedará mejorada una superficie de 7.991 metros cuadrados.

Con las obras se pretende conseguir que los bloques inestables no se muevan, evitando además que puedan alcanzar velocidad si se desprendiesen, y ayudando, al mismo tiempo, a frenar el proceso de erosión del talud.
Los trabajos están entrañando gran dificultad, dado que las características del terreno sobre el que se trabaja han hecho que con frecuencia los trabajadores hayan tenido que operar descolgándose con arneses desde la parte superior del talud. No obstante, las labores se han venido desarrollando con normalidad y ya estan finalizadas.

El Santuario de la Virgen de la Esperanza constituye un lugar de referencia y devoción para los calasparreños, además de recibir a decenas de miles de visitantes cada año. Su localización justo bajo un talud vertical de piedra que alcanza en determinados puntos hasta los 70 metros de altura, le aporta además una singularidad especial. Sin embargo, los estudios geológicos realizados evidenciaban que los riesgos de próximas fracturas y desprendimientos eran muy probables y que incluso podían llegar a producirse caídas de fragmentos superiores a los 15 centímetros de diámetro.

El Santuario de la Virgen de la Esperanza se localiza en el entorno de la reserva natural de Cañaverosa y dentro del monte Lomas de la Virgen. Por esta razón, se ha tenido un especial cuidado en el acabado de las obras, procurando que éstas tengan el mínimo impacto visual posible y que los daños causados por las obras sean mínimos.

Deja un comentario