clarinete

El clarinete es un instrumento musical de la familia de viento-madera, que consta de una boquilla con caña simple. El nombre proviene del término clarino, que se usaba antiguamente para referirse a trompeta natural empleada en su registro más agudo. Su sonido es rico en matices y en posibilidades expresivas.

Las partes que conforman el clarinete son:

  • Boquilla: es la pieza donde va colocada la caña y el instrumentista coloca la boca para realizar la embocadura.
  • Barrilete: es el elemento que articula la boquilla con el cuerpo superior del instrumento.
  • Cuerpo superior: es donde se coloca la mano izquierda al tocar y posee parte del mecanismo del instrumento.
  • Cuerpo inferior: es donde se coloca la mano derecha al tocar y posee parte del mecanismo del instrumento.
  • Campana: Situada en la parte inferior y cumple una función acústica que permite la proyección del sonido durante la ejecución.

Profesor:

Manuel Gómez Rodríguez

Horario de alumnos:

  • Lunes (15:30h/21:30h). Aula La
  • Miércoles (15:30h/21:15h). Aula La
  • Jueves (15:30h/21:45h). Aula La
  • Agrupación de clarinetes: miércoles (17:00h/18:00h). Aula La

Horario de tutoría:

  • Jueves (21.30 a 22.00). Aula La

¿Qué haremos?

  • Relacionar y aplicar los conocimientos del lenguaje musical con la práctica del instrumento.
  • Conseguir una buena posición de la embocadura, cabeza, manos, brazos, pies y del cuerpo en general.
  • Controlar el aire mediante la respiración diafragmática y los músculos que forman la embocadura de forma que posibilite una correcta emisión, afinación, articulación y flexibilidad en el sonido.
  • Desarrollar la capacidad auditiva para poder corregir la afinación de las notas y la calidad del sonido.
  • Conseguir amplias dinámicas, desde pp hasta ff para utilizarlas tanto en la interpretación individual como de conjunto.
  • Alcanzar una buena calidad sonora en la extensión del clarinete aconsejable para cada uno de los cursos correspondientes.
  • Conseguir una emisión estable del sonido en la extensión aconsejable para cada uno de los cursos correspondientes.
  • Interpretar obras aplicando todas las cuestiones técnicas y musicales correspondientes a cada curso.
  • Desarrollar hábitos correctos y eficaces de estudio, que estimulen la concentración, el sentido de la autocrítica y la disciplina en el trabajo.
  • Improvisar sobre un ritmo o tonalidad propuesta.
  • Desarrollar técnicas de concentración y mecanismos de autocontrol básicos para la interpretación en público.