Los Secretos cierran la Feria y Fiestas de Calasparra con un concierto irrepetible

No importa las veces que hayas visto a Los Secretos, sus conciertos siempre acaban siendo algo muy especial. Más aún si están acompañados por la Asociación Banda de Música de Calasparra que, dirigida por Julián Andreo Jiménez, puso la nota sinfónica al concierto que la banda madrileña ofreció anoche en Calasparra,  que ha despedido sus fiestas patronales.  Dos horas de concierto ante un abarrotado auditorio,  en el que los clásicos se sucedían. “Volver a ser un niño’, ‘Y no amanece’, ‘No me imagino’, ‘Hoy la vi’,  ‘Sobre un vidrio mojado’, ‘Déjame’, ‘Pero a tu lado’, ‘Agárrate a mí, María’ , o aquella canción que escribieron a la vez Joaquín Sabina y Enrique Urquijo,  ‘Ojos de gata’,  que Los Secretos publicaron en 1991 y que también se convertiría en uno de los mayores éxitos de Sabina, ‘Y nos dieron las diez’, que aparecía en su disco ‘Física y Química’ de 1992, tal y como recordó Álvaro Urquijo. El concierto comenzó puntual y contra todo pronóstico, ya que las probabilidades de lluvia eran importantes. Un cielo casi despejado sobre el Rosales disipó cualquier duda, aunque a mitad del recital, una fina lluvia refrescó el ambiente. No así al público que siguió pidiendo más. Una primera parte más íntima y acústica, capitaneada por Álvaro, Ramón y Jesús, dejó clara la madurez y la maestría del grupo,  que sigue teniendo muy presente al inolvidable Enrique Urquijo. En la segunda parte, con la Banda de Música ya incorporada, el concierto tomó otra dimensión, y el patio se transformó en un karaoke.

Los Secretos celebran de esta manera 40 años en los escenarios. 40 años de creatividad, de capítulos de la historia de la música en España, de melancolía, perseverancia y, también de fatalidad,  y que resume muy bien el nombre de su actual proyecto  “Una vida a tu lado”.  Fue en 1980 cuando los hermanos Urquijo decidieron darle salida musical a su tristeza. Dos años antes como Tos y luego como Los Secretos. Sus éxitos se han hecho más grandes con el paso del tiempo y su categoría como artistas, unida a su tremenda humildad, ha alimentado el hito y hoy no hay aficionado al pop que no pueda enumerar, sin titubeos, tres o cuatro de sus títulos más sonados.

Un privilegio para Calasparra ver sobre el escenario del Rosales a estos grandes de la música, Álvaro Urquijo (voz y guitarra), Ramón Arroyo (guitarra); Jesús Redondo (teclados); Juanjo Ramos (bajo) y Santi Fernández (batería), que con su música inimitable y atemporal, unida a unas letras llenas de fuerza, nostalgia, desolación y sensibilidad, y con la aportación de la Banda de Música,  ofrecieron el que, probablemente, sea uno de los conciertos más bonitos que haya visto el mítico Rosales. ¡Larga vida a Los Secretos!

 

Deja un comentario