Los beneficios de la igualdad entre hombres y mujeres

SONY DSC

Sociólogas, politólogas activistas y expertas  ponen de manifiesto en Calasparra los beneficios de alcanzar una sociedad igualitaria entre hombres y mujeres en la Jornada que el Colegio Oficial de Ciencia Política y Sociología de Murcia organizaba el pasado sábado. Entre las ponentes, Cristina del Valle, presidenta de la Fundación Mujeres Artistas contra la Violencia de Género, Gloria Alarcón, experta en igualdad y profesora de la Universidad de Murcia y María Dolores Abellán, presidente de FADEMUR.

En el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), hay algo evidente: “Las pruebas sobre los beneficios que aporta la igualdad son abrumadoras: las economías crecen, se alivia la pobreza, mejora el estado de la salud y las comunidades se tornan más estables y resistentes ante las crisis ambientales y humanitarias”.

La mujer,   constantemente analizada por ellos y por ellas,  padece un   dilema: ¿desarrollar en plenitud sus afectos y ser madre o desarrollarse profesionalmente y para lo que se ha preparado? Un dilema que  la mayoría de mujeres resuelve asumiendo ambos papeles, el público y el privado, muchas veces a costa de su salud . El reto, conseguir que el hombre asuma también esa responsabilidad y desarrolle el lado de lo privado en igualdad de condiciones, explicaba Gloria Alarcón, profesora de la Universidad de Murcia.

En el Día Internacional de la Mujer un mensaje claro, la desigualdad entre hombres y mujeres es una cuestión de Derechos Humanos. Hombres y mujeres deberían nacer con los mismos derechos, pero la realidad es otra, “el hombre nace con un pase VIP de acceso a todos los espacios, la mujer se lo tiene que ganar”, dice Cristina del Valle. El hombre mantiene su rol y,  sin embargo,  la mujer ha evolucionado para salir de lo privado. Un camino de lo público a lo privado que el hombre aún no ha recorrido, y que también a ellos los mutila como personas impidiéndoles desarrollar sus afectos. Y es que los que han recorrido ese camino también son  discriminados. Discriminados  por mostrar sus emociones, por no “ir de duros”, por cuidar de los dependientes, por hacer la compra,  por ser co-responsables del cuidado de la familia o,  simplemente por   querer  permitir a otro ser humano desarrollarse como persona. “No se trata de una guerra, la clave está en compartir”,  apunta Gloria Alarcón. La mujer ha conquistando el ámbito de lo público pero,  ¿ha conquistado de la misma manera el hombre el ámbito de lo privado?

Prevención y educación son las principales herramientas para luchar contra la desigualdad. Una tarea que es responsabilidad de todos y todas. La intervención de cada uno de nosotros y nosotras en nuestro entorno para cambiar las cosas es fundamental. Un llamamiento hoy a la reflexión y a que seamos mucho más críticos y no aceptemos,  porque sí y sin analizar,  todo aquello que atenta contra los derechos de la mujer, cuestiones que en muchos casos se han normalizado, que son sutiles, pero que están ahí. Como la falta de referencias que las niñas tienen hoy en día de mujeres deportistas, o mujeres científicas, escritoras.. (que las hay,  y muchas). En definitiva,  referencia de mujeres que destacan por sus logros y capacitaciones y no  por su físico. Por eso seamos cuidadosos con aquella información que nuestros menores  manejan. Nosotros, madres y padres,  decidimos qué programas de televisión, literatura o  información es buena para fortalecer su personalidad y qué cosas pueden anular una parte de su persona y hacerlos sentir que son inferiores o que no tienen las mismas oportunidades.

Estas reflexiones del Día Internacional de la Mujer terminan con uno de tantos ejemplos que al cabo del día suceden:

En su inocencia, una niña,  al comentar con su madre en una ocasión  una actividad de su clase,  ésta se refirió  al conjunto del alumnado como “los niños de clase”. La niña naturalmente corrigió a su madre. “Mamá,  ¡los niños y niñas!” dijo mirándola con cara de preocupación.  Un ejemplo que nos lleva a pensar que el cambio ya está en marcha.

 

Deja un comentario