250.000 toneladas de residuos vegetales serán reutilizados como pienso y combustible.

Los agricultores del campo de la Región y parte de Valencia van a tener una preocupación menos para mediados del 2009. Será entonces cuando la planta de reciclaje de residuos vegetales que la firma Tara está construyendo en el paraje Los Pontones esté a pleno rendimiento. La instalación, presentada ayer, será capaz de procesar 250.000 toneladas de desechos procedentes del campo y la industria conservera de la Región.

Lo que a la entrada serán desechos, a la salida de la planta se convertirá en pienso para animales y en combustible para biodiésel. Además, la instalación tiene previsto generar de esos residuos 0,2 hectómetros cúbicos de agua que cederá a la Zona I del Trasvase Tajo-Segura a través de un convenio con el Ayuntamiento de Calasparra.

Esta agua no tendrá coste alguno para los agricultores, que sin embargo tendrán que pagar -junto a los empresarios- una tasa de 7,25 euros por tonelada.

Los beneficios que la infraestructura dará a la comarca no acaban ahí. Tara anunció que la planta generará directamente 30 empleos, y de forma indirecta -a través de los conductores de los camiones que recogeran la materia prima- otros 100, amén de impuestos que revertirán en las arcas municipales.

Energía de poda

A partir de septiembre, Tara iniciará la recogida de desperdicios de poda. Las ramas se compactarán y -tras ser quemadas- generarán energía eléctrica a través de procesos de biomasa. La firma asegura que está en conversaciones con la Comunidad Autónoma para lograr una línea de ayudas para poner en marcha su nueva instalación.

Deja un comentario